27 septiembre 2014

Metamorfosis



Ahora soy un conejo
salto la cerca llegando no muy lejos
y caigo en el profundo sueño de Alicia en aquel país…

Ahora soy caracol
detenido en la oreja inquieta de una niña
que cree escuchar las olas olas olas y a lo lejos alguien le dice adiós…

Ahora soy mariposa
surjo de las profundidades de un árbol
me han cortado la cabeza, he suplantado mis ramas con aleteos …

Ahora soy el vaso vacío
el agua esperando el fuego que aun no se prende
la tierra mojada que sigue seca, el aire que pronto despeinará tu cabello…

Cada instante me urge
me transforma me desdibuja y me reconstruye
cada instante es suficiente para morir mil veces y renacer sin notarlo…

Ahora soy Adrián
5 pies 11 pulgadas cabello negro encaneciéndose ojos marrones
pero sólo por un instante porque hay alguien más esperando en la cola de la metamorfosis…


©Adrián, 27 Septiembre 2014

21 septiembre 2014

Lo que me separa de la muerte



Lo que me separa de la muerte
son los calcetines y las canciones de amor
el trago de vino, las aceitunas
y la escalera de plumas
que inventamos en cada conversación.

Lo que me separa de la muerte es
el aroma de algunos recuerdos de infancia
el ajo antes del arroz, la cebolla roja en el ceviche
robarme el pan y remojarlo
en la salsa preparada por la abuela.

Lo que me separa de la muerte es
tan dulce como lo que me separa de la vida
y lo que me acerca a la muerte
es tan duro como
lo que construye esta vida.

Lo que me separa de la muerte es
despertar pensando que todo fue un sueño
soñar pensando que todo es real
quedarme mirando esa nube y perder el habla
cuando veo pasar a aquella mujer.

Pero aquí estoy
olvidándome de su piel
suave como las sábanas solitarias del exilio
para poder seguir disfrutando el aroma
de las cosas que cocino.

Pero aquí estoy
mirando los ojos de aquel niño –en el espejo-
que no sabe cómo formular su siguiente pregunta
mirando el mar de recuerdos que se ahogan
en el horizonte del silencio.

Pero aquí estoy
con las medias puestas
con el vino puesto
con las canciones de amor puestas
reinventando la vida.



©Adrián, 21 Septiembre 2014

12 septiembre 2014

Dos pájaros azules



Dos pájaros azules
me visitan en sueños
uno parado en el borde de mi hombro
otro arriba en la cabeza
me visitan al mismo tiempo
no se miran
uno no sabe del otro
pero están cerca
abro los ojos y vuelan.

Dos pájaros azules
me visitan cuando estoy despierto
uno parado en el borde de la cerca
otro arriba en el árbol
me visitan al mismo tiempo
no se miran
uno no sabe del otro
están cerca
cierro los ojos
y ellos siguen allí
puedo oler el azul.

@ Adrián

11 septiembre 2014

Momento detenido


He convencido a la ola de que se quede quieta por un instante
y que  sus gotas me cuenten el secreto de las cosas detenidas.
Cada gota ha bailado frente a mis ojos en cámara lenta
dibujando lunas de sal para los ojos tristes
y soles de miel para los ojos alegres.
Miles de seres líquidos han lanzando planetas y estrellas por el aire.
He visto el tormento del mar y el engaño del cielo
la melancolía de las gotas está afinada
con el canto de los pájaros ciegos.
He visto la ausencia y la multitud
el laberinto circular del amor, como me contó Hafez.
Cada gota es el espejo de la memoria
que es el invento más apreciado
por quienes gustan del llanto y la sonrisa.
Y antes de volver a ser ola, una gota me ha dicho
que no hay momento para ser o dejar de ser
todo momento está aquí y ahora
debemos de beberlo morderlo sentir su sabor y oler su cuerpo,
que cada día no tiene escritura adelantada
y las cosas detenidas al igual que las cosas en movimiento
son el pretexto perfecto para dudar y temblar de emoción.

© Adrián
9-11, 2014

18 agosto 2014

Quiero mirar....


Quiero mirar el lado oscuro de las cosas claras
y encontrar el brillo oculto
de lo que escondemos con la mirada
Quiero mirar el techo y descubrir el cielo
mirar el suelo y descubrir el fuego
mirar el agua y descubrir el sueño
Quiero atravesar paredes con la mirada
y que los árboles me miren de reojo,
quiero mirar las nubes y que ellas me sonrían con su lluvia
Quiero alcanzar la mirada que se pierde
al voltear la esquina sin encontrar destino
y rescatarla de su melancolía
Cada mirada que reciba la guardaré como un tesoro
y miraré con las chispas que sueltan las miradas de asombro
y me dejaré mirar para sentir un poco de vergüenza
….
Con el rabillo del ojo quiero volver a ver
lo que en la infancia miraba sin miedo
para regalarme a mi antojo, un poco de libertad.


© Adrián

07 agosto 2014

Poema de amor


Se despierta una manzana ¿o es un durazno?
el aroma de sus ojos nos mira de frente y nos seduce

tu piel proviene del tiempo de paraísos y serpientes
suave como el delicioso pecado de besar lo prohibido

a la hora del abrazo somos un árbol
a la hora del beso una flor

siguen tus manos dibujando estrellas en mi espalda
siguen mis manos dibujando flores en tus piernas

nos crecen alas, perdemos las vestiduras
nos entregamos a la dulce tarea de morder

que ruido intenso es el silencio de una flor cuando sus pétalos
se han perdido en el murmullo de las piernas trenzadas

siguen tus labios dibujando serpientes en mis piernas
siguen mis labios dibujando manzanas en tu pecho.




©Adrian

02 agosto 2014

El amor



¿Quién sabe lo que es el amor?
¿alguien lo ha visto últimamente?
Bicho raro de veintiún patas y catorce bocas
ciego hasta las tripas
borracho empedernido
en rehabilitación constante
Si fueras fruta
tendrías la piel del durazno
y la carne de la granada
pero el sabor de un mango
si fueras animal tendrías la cabeza de un tigre
el cuerpo de un tigre
y hasta la cola de un tigre
pero no te confundas
no eres un tigre
Descarrilada lengua la del amor
lamiendo las heridas
que con sus propias garras se propina
hoy te has quedado dormido
o quizá escondido cansado de batallar
Debajo de la cama no estás
ni detrás de los cuadros ni en la ropa sucia
te he buscado también en la bolsa de reciclaje
y en la refrigeradora, sin suerte alguna
Allí en algún lugar
andarás durmiendo tu resaca
no es sospecha o esperanza
es que tu olor no se ha ido
no me engañas
siento el óxido de tus entrañas
y la frescura de tus labios
sé que sigues aquí
agazapado y sonriente
esperando que me descuide
para ir directo a la yugular.



©Adrián, 2 de agosto 2014 

23 julio 2014

Angel despertando en un extraño edificio





-para Mario Bellatin-

No soy un Angel
me niego
yo no cuido a nadie
nadie cuida de mi
-¿qué hago aquí?-
supongo que un día alguien me hizo
me construyó con sus manos
pero no se quién
ni con qué propósito
y eso es lo único que me hace sentir que existo
la incertidumbre
de que quizá
puedo ser
un Angel
pero por si acaso
yo no cuido a nadie
y nadie cuida de mi

© adrián 22-23 julio 2014

14 julio 2014

Veintitrés metros para llegar a ti


-para Tania-

Hoy compré cinco metros de lechuga
para cortarlos en hojas con forma de mapas
y hacer una ensalada de carreteras para llegar a ti

hoy hilvané cinco metros de abrazos
que fui coleccionando en los últimos días
para tejer una bufanda que realmente abrigue

hoy arranqué del asfalto cinco metros de sombras
para jugar a las escondidas
y abanicar mi silencio con el ruido de sus dobleces.

hoy trenzaré cinco metros de nubes como si fueran rieles
para llegar a tu sueño sin despertarte
y ser la tela que levemente toca tu piel

tengo que confesar que compré un metro extra de lechuga
por si acaso me perdiera con el mapa en el camino
como suele suceder

también arranqué un metro más de sombras
porque pasaron unos pájaros proyectando sus alegres cuerpos
y no pude evitarlo

y como me quedó un metro de abrazos
lo cosí para hacer un bolsillo
en donde guardar este poema, hasta que vuelvas.




©Adrián 2014
Gracias Oquendo de Amat, por dejarme usar 5 metros de inspiración, gracias Anaís por tu frase “5 metros de lechuga”


07 julio 2014

No se que puedo ver con estos ojos



I
No se que puedo ver con estos ojos
que no han visto sino el extravío de la luz
pegada a las sombras de las cosas temporales
un tiempo dedicado a pasar desapercibido
escondido en el dobladillo de faldas y pantalones,
días idénticos en horas inexactas llenas de minutos dormidos…
no se que puedo ver con estos ojos.

II
Con estos ojos atisbé el paraíso de otros ojos
cuyas caderas me hicieron perder la noción del tiempo
en un abrazo de incontables historias,
delicadas heridas de un cuchillo que infringe placer
y caí fulminado en un beso que ahora recuerdo
como si hubiese sido el canto
de un ave profundamente dormida.

III
Cuando los abro, mis ojos se apuran a contarme algo
me describen con tanta exactitud las cosas
que ya no se si creerles y los juzgo.
Les miro a los ojos, frente a la irrefutable prisión de la memoria
el espejo me devuelve la duda
la luz se escurre líquida en mis pestañas,
y me derrito ante la verdad de las cosas que veo pasar...




©Adrián